Santuario (ermita) de San Martín, Mirambel

S.XVIII
MIRAMBEL
Categoría: BIENES INMUEBLES
SubCategoría: ARQUITECTURA RELIGIOSA
SubSubCategoría: Abastos

Se sitúa a 3 kilómetros de la población, en dirección hacia Cantavieja.

Es un importante santuario, compuesto por la ermita propiamente dicha y un edificio adosado. El exterior de la ermita, de mampostería y cantería, es muy sobrio, si bien trasluce con nitidez la estructura en planta del templo.

De planta rectangular, tiene tres naves de tres tramos, crucero alineado y coro alto a los pies. La nave central y los brazos del crucero están cubiertos con bóveda de medio cañón con lunetos, mientras que las laterales lo hacen con bóvedas vaídas y el crucero, con cúpula de media naranja sobre pechinas. Además, todo el interior está decorado con pinturas murales y estucos dieciochescos, entre los que destacan los cuatro evangelistas en las pechinas de la cúpula.

El caserío adosado a la fachada es un edificio de dos pisos. En el inferior se abre una portada y en el superior se dispone una serie de cuatro vanos.

Tiene un caserío adosado a la fachada, con dos pisos, que hoy es una masía, pero que en el momento de su construcción se utilizó como sede del concejo el día de la fiesta, que se celebraba con baile y comida.

Todavía hoy las gentes de Mirambel suben en peregrinación hasta la ermita, que se encuentra cerca del pueblo, dos veces al año.

San Martín era un santo muy popular, al que se le pedía agua y buenas cosechas.