El Padre Calasanz Rabaza

150 años desde su nacimiento.
Cantavieja 1868 – Valencia 1933

Escolapio, orador, historiador y poeta.

Estudió en el Colegio Calasancio de Albarracín. Fue en las Escuelas Pías de España, rector de Castellón, por dos veces provincial de Valencia (1906-12 y 1925-28), asistente interprovincial y fundador de los colegios de Algemesí y El Grao.

  • Vida y méritos
  • Obras
  • Poesía
  • Cantavieja

Profesor de oratoria

A sus alumnos aconsejaba
lo siguiente:
“El abandono y desconocimiento del lenguaje, la falta de ensayos y de ejercicios escritos, sobre todo, de la propia lengua, son la causa de la decadencia y desmedro de la oratoria, y debe esto preocupar a los que, vinculado y como esencial al destino de su vocación, deben llevar el uso de la palabra. El procedimiento y la génesis de los sermones del buen orador deben fundarse en el estudio y la meditación.”

Sermones

Fue capellán de honor y predicador de Alfonso XIII, actuó con fortuna en casi todos los templos y parroquias de la Corte, desde San Antón y la Iglesia de Jesús hasta la Almudena y la Capilla Real; fueron muy recordados sus Siete Palabras en San José, sus sermones del Alumbrado en el Carmen y sus novenarios en San Martín y San Sebastián, en Santa Bárbara y Calatravas, en Santa Cruz y las Mercedarias de Don Juan de Alarcón.

Centenarios

Tuvieron resonancia sus solemnes discursos en los centenarios y celebraciones de: San Julián en la Catedral de Cuenca; La batalla de Bruch en Igualada; Romeu, el héroe de la Independencia, en Sagunto; El Santo Misterio en Onil; El filósofo Balmes en Vich; San Juan de la Cruz; San Francisco; Los Sitios de Zaragoza; Mantenedor en los Juegos Florales de lo Rat Penat, en el teatro Principal de Valencia; Fray Diego de Estella; Coronación de las patronas de Castellón y Algemesí; Novenarios de la Merced en Barcelona, Catedral de Pamplona al Corazón de Jesús y Sevilla al Cristo del Gran Poder; Fiestas sexenales de Morella.

Pulsa en el icono para leer la noticia: «Con ahinco,el bien da resultados provechosos.»

Viaje a Iberoamerica con la embajada del Cardenal Benlloch

Fue compañero del cardenal Juan Bautista Benlloch en su gira religioso-patriótica por Hispanoamérica. Este viaje al continente americano manifestó un conflicto de intereses entre los gobiernos español e italiano que pugnaban por su influencia política en Iberoamerica. La gira recorrió Argentina, Chile, Perú, Colombia, Cuba y Puerto Rico de 1923 a 1924.

El Monumento a los Sitios de Zaragoza es un grupo escultórico realizado por Agustín Querol en conmemoración del primer centenario de Los Sitios de Zaragoza que se celebró en 1908 en el marco de la Exposición Hispano-Francesa.

Obra del padre Calasaz

Destacó como charlista y orador. Su elocuencia brilló en los mejores púlpitos de España. Tenía todas las cualidades del orador sagrado: ideas, estilo, figura y voz. Fue en Zaragoza el predicador del Centenario de los Sitios: su sermón en San Pablo fue interrumpido con aplausos varias veces por el público. La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País formó la Junta del I Centenario de los Sitios de Zaragoza en 1902. Ésta, presidida por el vizconde de Espés, le obsequió con un cáliz de oro y la condecoración oficial del Centenario. Se enorgulleció siempre de ser español, aragonés y turolense. Sus dos grandes amores fueron la Virgen del Pilar y San José de Calasanz. A sus funerales asistió en pleno la colonia aragonesa en Valencia. 

(Enciclopedia aragonesa)

Celebración centenario de los sitios

Con motivo de la Celebración del Centenario de los Sitios de Zaragoza, se dieron muchas actividades y congresos como los de Exportación, Agrícola Nacional, Internacional de Turismo, Económico de Amigos del País, Histórico Internacional de la Guerra de Independencia, Pedagógico, de la Buena Prensa, Mariano Nacional, etc.), además de actos de diversa índole (traslado de los restos de Palafox y otros combatientes, visita de Alfonso XIII y Maura, fiestas y bailes populares y de alta sociedad, concesión a Zaragoza del título de Inmortal publicaciones y escritos innumerables, sobre todo los referidos a los Sitios y entre ellos destacan algunos de los discursos del Padre Calasanz.

Religión y patria

Oración fúnebre pronunciada en las solemnes exequias centenarias que por los héroes de los Sitios de Zaragoza celebró la antigua parroquia de San Pablo el 4 de agosto de 1904.

«Turolense soy: y permitidme la vanidad de que nombre mi patria chica ¡Cantavieja!; porque de Cantavieja y su bailía entró en Zaragoza, el día 5 de julio de mil ochocientos ocho, lo más florido y valiente de su juventud esforzada; y si ellos derramaron su sangre y derrocharon su valor, al lado de vuestros padres, justo es que me dejéis rezar con vosotros, en estos días en que rememoramos su gloria.»

Poesías

(Valencia, 1907). Se trata de una recopilación de poesías realizada por un discípulo suyo.

Biografía del cardenal Juan Bautista Benlloch

(Valencia, 1911).

Memorias de un cronista

(Valencia, 1912).

Espinelas

(Valencia, 1914). Se trata de una recopilación de poesías en Espinela, una forma métrica que consiste en una estrofa constituida por 10 versos octosílabos. El libro está dedicado a su mecenas, Miguel de los Santos Castel y Clemente.

Posiciones de la mujer en las avanzadas del Catolicismo

(Madrid, 1915).
En este discurso en plena 1ª Guerra Mundial, propone que las mujeres tomen un papel activo para acabar con la contienda y da unas claras instrucciones: Dirigirse al Papa y bajo su mandato iniciar una acción mancomunada y una gestión perseverante, no para el desarme, sino para que, pactada una tregua y acordada una intervención diplomática, de que podían ser núcleo los altísimos prestigios del Papa Benedicto XV y las poderosas influencias de los grandes estados neutrales, se viera despuntar la nueva aurora de la paz.

Historia de las Escuelas Pías en España

(Valencia, 1917-1918).

El árbol del corazón: Poesías

(Valencia, 1923). Este libro es dedicado por el padre Calasanz al Cardenal Benlloch.

Vida de la M. María Ráfols

(Valencia, 1926).

Ilustración de la madre Rafols.

El corazón en los labios. Discursos y sermones

(Valencia, 1928).
En esta obra un discípulo suyo reúne algunos discursos del Padre Calasanz, entre ellos los nombrados, Posiciones de la mujer en las avanzadas del catolicismo y Religión y Patria o algunos de los preparados para la celebración del Centenario de los Sitios.

Poesía del padre Calasanz

Compuso miles de poesías y temas religiosos, populares,
estudiantiles, de las que se recopiló y publicó solo una parte.

Cancionero de los Amantes de Teruel. Colección de 500 cantares escritos por los mejores poetas contemporáneos. Obra debida a la iniciativa de Domingo Gascón y Guimbao Cronista de la Provincia de Teruel, 1907.

Momias de los Amantes en 1867 (Archivo Dosset del IET)

Los amantes de Teruel
¿Queréis saber cómo quieren los amantes en Teruel?
Se quieren hasta el morir, 
y se mueren de querer.

El Ebro copia el Pilar, 
copia el Turia a los Amantes.
¡Qué dos ríos tan dichosos!
¡Qué dos amores tan grandes!

Promesas que el amor hace, cuando las hace en Teruel,
no tiene fuerzas la muerte para poderlas romper.

Mira cómo se despiden

Himno a Teruel compuesto y dedicado a la ciudad heróica y siempre heróica. Música de Bretón con letra de Calasanz Rabaza, 1920.

En el discurso: Posiciones de la mujer en las avanzadas del catolicismo, pronunciado el 15 de abril de 1915 en el teatro Príncipe Alfonso, ante la Unión de Damas Españolas, anima a las mujeres a tomar un papel activo en la consecución de la paz durante la primera guerra mundial dirigiéndose al Papa Benedicto XV e se insiere una poesía antibelicista con el título: Mirando a Europa.

Dedicó varias poesías a temas relacionados con sus orígenes cantaviejanos. La casa donde nació, la familia Castel, la fuente de La Muela, incluso se atrevió a escribir una poesía costumbrista que recoge algunas formas de expresión locales.

El Padre Calasanz debió de tener don de gentes a decir de la repercusión de sus discursos y también de su sentido del humor. En ésta poesía demuestra ese talante al hablar de su físico.

En su compilación de poesías sobre la Fe, Patria y Amor, bajo el título: Del árbol del corazón, dedicado al Cardenal Benlloch en 1923.

En la compilación poética de 1907, promovida por un discípulo suyo, bajo el título: Poesías del Padre Calasanz Rabaza, aparece ésta que aunque no menciona directamente a Cantavieja, podría tratarse de una poesía sobre el ambiente en la localidad con la llegada de un hijo del pueblo, tal como él regresó durante muchos veranos.

Cantavieja

Sus orígenes

Nació en Cantavieja en el Batán, también conocido como Villa Castel, de la partida de la Vega el 8 de marzo de 1868, siendo medieros sus padres de la finca de Don Miguel Castel, como lo fueron sus antepasados desde tiempo inmemorial. Se llamaba Julián Rabaza antes de ordenarse, y vivió en la villa con sus dos hermanos hasta que salió a estudiar. Ya desde pequeño destacaba en la escuela por ser especialmente inteligente y el maestro habló con sus padres para que pudiese seguir estudiando. Por ello, Miguel de los Santos Castel y Clemente, según cuenta en la dedicatoria de su libro “Espinelas”, fue su idolatrado mecenas.

El Padre Calasanz junto a su sobrino.

Villa Castel

Esta placa de mármol fue colocada el 20 de agosto de 1913, como recogía la prensa turolense, por don Miguel Castel en honor al Padre Calasanz y todavía se conserva en la fachada de la villa.

Espinelas, 1914

Espinelas, 1914

El árbol del corazón, 1914

Himno de Santa Vicenta Martir

En 1929, el padre Calasanz Rabaza publica su Novena en honor de Santa Vicenta Martir, patrona de Cantavieja. Junto a la Novena, incluye un Himno de Santa Vicenta escrito por él, y con música de J. Escoin, organista de La Seo de Zaragoza e íntimo amigo suyo, a quien invita a veranear en varias ocasiones.

Urna con cuerpo de Santa Vicenta Mártir antes de su destrucción en la Guerra Civil.

Su familia

Su sobrino Calasanz a la izquierda, su hermano Fermin y las “Claveras” con algunos niños de la familia, en Villa Castel, junto al peirón.

Padre Calasanz sobre una mula en alguna de las visitas a Cantavieja.

Llegada de Cantavieja a la vuelta de America

En 1924 a su regreso del viaje evangelizador por América, con la Embajada del Cardenal Benlloch, el padre Calasanz fue homenajeado en Cantavieja. Todo el pueblo salió a recibirle y algunas jotas fueron compuestas en su honor y sonaron al son de la guitarra.

Hoy Cantavieja os admira,
hoy vuestro pueblo os aclama ,
porque llevasteis su nombre
a tierras americanas.

Si España tiene un Ribera
y Valencia un cardenal,
el pueblo de Cantavieja
tiene al padre Calasanz.

Recuerdos en Cantavieja

Según José Altaba en su libro: Cantavieja y su bailía, tan eminente fue que todavía pudo recoger algunas coplas en homenaje a su persona.

¡Qué dichosas son las tejas
que cubren este Batán,
pues debajo de ellas vive
nuestro Padre Calasanz¡

Dígales que les he amado en vida y les seguiré amando en el cielo

Poco antes de morir, a causa de un cancer, una de las religiosas que lo cuidaban se disponía a escribir una carta para enviar a Cantavieja y le preguntó si quería incluir algo de su parte. El padre Calasanz contestó: “Dígales que les he amado en vida y les seguiré amando en el cielo.” Su sobrino nieto, Severiano Rabaza, recuerda que teniendo él 4 años llegó su tío a casa y comenzó a hablar con su padre y con su abuelo en estos términos:

— Fermín, España está muy mal
— Mi padre le contestó: tío, no será tanto.
— Y él dice, ya lo veréis, que yo no lo veré porque me moriré pronto
(y murió meses después en 1933)

Necrológicas en prensa provincial y nacional

Tras su fallecimiento las noticias en su honor se sucedieron en la prensa Nacional y Provincial. La Vanguardia o ABC le dedicaron algunas líneas elogiosas y en varios días sucesivos el diario provincial turolense, Acción, en el cual era asiduo colaborador, dedicó varias columnas insistiendo en su origen cantaviejano.

Recordatorio de la defunción