Ermita de San Blas en Cuevas de Cañart

S.XVII
CUEVAS DE CAÑART
Categoría: BIENES INMUEBLES
SubCategoría: ARQUITECTURA RELIGIOSA
SubSubCategoría: Ermitas
Ermita de San Blas en Cuevas de Cañart

Se probablemente reformó tras caer un rayo en 1648 (según se deduce de la inscripción en un sillar en su fachada), decorando su interior con estucos y esgrafiados representando pájaros, roleos, grutescos, etc… con un estilo muy similar a la que podemos ver en la ermita de los Pueyos, también de Las Cuevas de Cañart. Aunque si queremos establecer paralelismos, los  esgrafiados en la cúpula de la capilla de Santa Bárbara de la iglesia de San Juan del Hospital en Valencia son muy similares a éstos de San Blas.

La técnica del esgrafiado tiene muchas similitudes con la del estofado practicado por los doradores, mientras los doradores superponían pintura al temple al oro bruñido, los esgrafiadores superponen yeso de alabastro al yeso pardo, ambos aplicaban la plantilla para realizar el estarcido del dibujo deseado y procedían a eliminar la capa sobrante. Los trabajadores podían incluso utilizar las mismas plantillas y los motivos diseñados para una técnica podían pasar a otra (Gil, 2010: 28).

En la visita pastoral del 27 de noviembre de 1601 ya se menciona como ermita de San Blas. Se encontraron tumbas en el interior lo que supone que fue consagrada y por lo tanto en origen era una iglesia y  no una ermita. Ha sido restaurada recientemente y hoy alberga un centro de interpretación. Del primer edificio probablemente de origen medieval, solo queda el muro donde se sitúa la actual puerta.

Autor: Sofía Sánchez Gimenez