Comendador sanjuanista Álvaro de Luna

S.XV
Castellote, Cantavieja
Categoría: HISTORIA
SubCategoría: PERSONAJES
SubSubCategoría: OTROS
Interior de la Iglesia de San Miguel de Castellote
Interior de la Iglesia de San Miguel en Castellote

Comenzó en Castellote su trayectoria en la orden de San Juan

El 7 de julio de 1398 Benedicto XIII manda conferir la encomienda de Castellote de la Orden de San Juan de Jerusalén al noble y todavía adolescente Álvaro de Luna. Para ello habrá de ser dispensado de su corta edad, 14 años, y de los requisitos impuestos por la Orden para obtener encomiendas. De esta manera, el miércoles 13 de noviembre de 1398, podrá Álvaro prestar juramento de fidelidad y homenaje al rey Martín, presente en Zaragoza en el castillo de la Aljafería.

Comendador de Castellote y Calatayud hasta que le otorgan Cantavieja.
También recibe la encomienda de Calatayud en 1404. Pero en 1415 tiene que dejar vacantes las encomiendas de Castellote y Calatayud para quedarse con la de Cantavieja cuyas rentas son bastante superiores. Finalmente aparece en la documentación como titular de la encomienda de Zaragoza en el año 1430. Parece ser que falleció en el año 1467.

Álvaro en la Isla de Cerdeña
Como comendador de Castellote y Calatayud participa en la pacificación de Cerdeña, prestando sus servicios en tal causa a Martín el Joven. Para ello Álvaro se uniría al grupo de sus familiares y aragoneses como Juan Martínez de Luna, Rodrigo de Luna y mosén Juan de Bardaxí. A pesar de la inesperada muerte de Martín el Joven (25 julio de 1409), Álvaro continuó en Cerdeña durante un año más, consolidando la pacificación iniciada con la victoria de Sanluri.

Siempre fiel al Papa Luna
En los primeros meses de 1413 dirige una expedición a Aviñón para liberar un grupo de hombres que, fieles a Benedicto XIII, permanecían todavía en la torre y palacio aviñonés tras la ausencia del Papa. Para ello era necesario preparar una armada y los comendadores sanjuanistas se habían comprometido a equipar una nave, que patronaría el mismo Álvaro. La armada se hizo a la mar, deteniéndose en Niza y Villefranche con el objeto de hacer provisiones y para otros negocios que se les habían encargado. Es de presumir que tan esforzados caballeros lograrían dar cumplimiento a su cometido: la presencia posterior de Álvaro en Peñíscola atestigua el éxito de la misión.

Capitán de la tropa que custodia el castillo de Peñíscola
En efecto, ante unos tiempos tan difíciles para el Papa, Álvaro se apresta a ayudarle, partiendo de Calatayud a Tortosa, donde llega el 20 de abril de 1413. Su parentesco con el Papa y sus cualidades le promocionaron a la capitanía de una de las guarniciones de hombres de armas, que sirven en el palacio papal. Desde estas fechas, por tanto, manda sobre quince hombres,
destinados a la custodia del castillo de Peñíscola. Pero, además, desde julio de 1415, existen bajo su mando otros seis hombres, que Álvaro mantiene personalmente a su servicio y ahora destina al mismo cometido.

Finalmente, su capitanía se extenderá desde principios de 1416 a diecisiete ballesteros, que están igualmente para la vigilancia del castillo. Sin embargo, parece ser que en diciembre de 1416 Álvaro y sus seis hombres se ausentan de Peñíscola.

Castellán de Amposta
La Castellanía de Amposta es el cargo más alto al que un fraile sanjuanista podía optar a excepción del Maestre de la Orden con sede en Rodas. Álvaro se convierte en Castellán de Amposta en 1421 tras la muerte de su antecesor Gonzalo de Funes, quien se construyó un oratorio dedicado a San Miguel con un precioso sepulcro para ser enterrado que todavía se conserva en Cantavieja.

Estuvo en el Parlamento de Alcañiz
El Parlamento de Alcañiz y Zaragoza se lleva a cabo desde el 2 de septiembre de 1411 hasta el 2 de julio siguiente. Los representantes de los cuatro estamentos o brazos de las Cortes (brazo eclesiástico, alta nobleza, pequeña nobleza y ciudades) permanecen reunidos diez meses, con una primera fase en Alcañiz, hasta el 26 de marzo, cuando dan por concluida su misión de preparar el cónclave de los compromisarios en Caspe y deciden trasladarse a Zaragoza, donde se reanuda la asamblea el 13 de abril y se prolonga hasta los últimos actos del 2 de julio. Álvaro de Luna aparece entre los representantes del brazo eclesiástico.

Esta información se encuentra en:

CUELLA ESTEBAN, Ovidio, Bulario Aragonés de Benedicto XIII, III La Curia de Peñíscola (1412-1423), Fuentes Históricas Aragonesas, nº40, Institución Fernando el católico, Zaragoza, 2006.