Casa de los Julianes. Mirambel

S.XVI
Mirambel
Calle Agustín Pastor 9
BIENES INMUEBLES
ARQUITECTURA CIVIL
Casas

La Casa de los Julianes, o más conocida como de Gorreta por la actual familia propietaria, se encuentra muy bien ubicada en la calle Agustín Pastor de Mirambel. Su monumentalidad favorece que no pase desapercibida, pero además descaca por su buen estado de conservación.

Las carpinterías exteriores o la distribución y acabados interiores han sido respetados en estas últimas décadas adaptándolos a las necesidades de habitación. Como los otros grandes palacios de Mirambel, la casa de los Julianes no solo mantiene su fachada, sino que todo el inmueble es de gran interés.

La fachada es propia del estilo renacentista, con una portada de enormes dovelas que da acceso al zaguán, un piso superior con grandes ventanas que se corresponden con el salón principal. Este salón se cubre con vigas y revoltones y conserva el suelo original de yeso. 

Se trata de un espacio muy amplio y bien iluminado que fue elegido por el director Ken Loach en 1995 para rodar la escena del debate sobre la colectividad en su película: «Tierra y Libertad». Uno de los momentos más auténticos del cine de Loach perteneciente al realismo social británico.

La falsa se abre a la calle a través de una galería de arcos aragonesa debajo del alero de madera.

Como en el resto de palacios estudiados, las dependencias que se proyectan en la fachada principal son espacios de representación nobles y tienen grandes dimensiones y algunos elementos cultos. En la parte trasera del edificio se encuentran las cocinas y habitaciones de servicio y las cuadras.

La portada está desplazada hacia la izquierda y junto a ella una pequeña ventana ubicada en alto, aporta luz al zaguán. En el lado derecho vemos otra ventana, esta sí más grande, que se corresponde con una sala entre plantas a la que se accede por una escalera lateral desde el distribuidor. Las tapas de esta ventana tienen un elaborado diseño y son diferentes a las del piso superior.

En las dovelas de la puerta hay unas letras pintadas durante la Primera Guerra Carlista que indican la capacidad de la casa de acoger al ejército: Coronel/caballos, 4. En otras casas nobles de Mirambel, La Iglesuela o Castellote se encuentran las mismas indicaciones.

El zaguán es un amplio espacio con una escalera pegada al muro, a la derecha, que dobla creando un rellano que conecta con la parte trasera del edificio. La escalera es de ladrillo de barro. El suelo de la entrada es de canto de río formando complicados dibujos. Se encuentra en muy buen estado.

Es posible que este espacio principal haya sufrido alguna reforma porque la columna central está pensada para poder rodearse. No tiene una parte para ser adosada. Esta imponente columna es muy clásica, de orden jónico y estriada. Está labrada en tres grandes bloques.

Según la memoria oral de los propietarios de la casa, tenía una capilla a la que se accedía a través de la puerta que hoy conecta con el patio, que anteriormente era un espacio cubierto e iluminado por la ventana gótica que da a la calle. De esta capilla, Benigno Palos nos indica en su libro que tenía un escudo de los Martín igual al de la capilla de la Virgen de la Consolación en la iglesia del convento. El escudo de la iglesia del convento tiene un ánfora, con una pierna humana a su derecha y una mano abierta a su izquierda.

Tiene sentido que hubiese una capilla en esta planta baja, atendiendo a la nobleza del palacio y al hecho de que en uno de los muros del zaguán se conservan algunas ménsulas y decoraciones desubicadas. Son florones del estilo, por ejemplo, de las que decoran los canes del alero de la casa Aliaga también en Mirambel. Como curiosidad hay tres elementos que recuerdan la forma de un espejo que podrían tener relación con el escudo de Mirambel.

La columna soporta una viga apoyada también sobre ménsulas renacentistas que, junto a otras dos del mismo estilo, sostienen perpendicularmente las vigas del techo de revoltones.

Los Julián fueron vecinos de Mirambel desde 1650, según el proceso de infanzonía de los Pastor, aunque probablemente estuviesen antes establecidos.

Nos constan algunos nobles de este apellido en Mirambel como José de Julián y Pardo, que ganó la Ejecutoria en 1694 o don José de Julián Osset nacido en 1720 en Mirambel, aunque sus hijos ya nacerían en Vinaroz y Benicarló.

Autor de la ficha. Sofia Sanchez. 19 de septiembre de 2022