Casa Aliaga, Mirambel

S.XVI
Mirambel
Plaza Nicolás Ferrer, 7
BIENES INMUEBLES
ARQUITECTURA CIVIL
Palacios

Más información en: Casa Aliaga de Mirambel.

La Casa Aliaga en Mirambel forma una amplia plaza con la casa Castellot. Un espacio de representación que se usa especialmente en las festividades y en algunos actos como los eventos taurinos o la San Antonada.

La fachada está muy bien compuesta con un primer piso con una portada de enormes dovelas que todavía conserva las letras rojas con las que se indicaba las posibilidades de la casa de acoger a parte del ejército que ocupó el territorio en la primera guerra carlista. En la casa Aliaga aparece inscrito: Estado Mayor.

A ambos lados de la portada dos ventanucos aportan luz al zaguán. En los extremos dos grandes ventanas que tuvieron reja conectan con dos estancias anejas a la entrada. Todas las ventanas de la casa tienen el alfeizar moldurado y están compuestas por grandes sillares.

Las de la planta noble están dispuestas simétricamente y entre las dos centrales se conserva un reloj de sol. El piso superior tiene una larguísima galería de arcos aragonesa bajo el alero muy desarrollado y decorado. El alero es uno de los más trabajados y preciosos de la comarca.

En el interior, un gran patio enguijarrado distribuye el acceso a la planta noble a través de dos escaleras con baranda de madera: una frente a la puerta y otra en el lado derecho. En la planta baja se encuentran las cuadras. 

En la planta noble el espectacular salón cubierto de techumbre de madera con dos ventanas festejadoras y dos cuartos a ambos lados también con sus ventanas correspondientes. En esta parte de más empaque se ha respetado la distribución original. Sin embargo, la parte trasera dedicada a la cocina y espacio de almacén fue transformada, probablemente a inicios del XIX, eliminando la enorme campana de la cocina que atravesaba los pisos superiores y de la que solo queda la huella de hollín. La casa se dividió en dos partes con propietarios diferentes y se construyeron dos cocinas con campanas pequeñas y con decoración historicista.

La galería de arcos del cuerpo superior y las vigas principales del tejado se conservan en buenas condiciones y en los cuartos de la parte trasera hay marcados en el yeso algunos dibujos de hombres y mujeres vestidos a la moda de la burguesía y clases altas del XIX.

Respecto a la historia de los propietarios del edificio, no tenemos muchas certezas. En el patio hay un medallón con el escudo de los Castellot dividido en dos cuarteles: en el superior un águila y en el inferior un castillo. Desconocemos si esta familia fue la que promovió el inmueble y si llegó, a través de algún enlace matrimonial, hasta los Aliaga. Parece que el escudo tuvo otra ubicación. Por su forma redonda, tamaño y grosor parece más la clave de bóveda de una capilla.

Probablemente un palacio de esta envergadura tuvo capilla igual que la casa de los Julianes.

Entre los pocos datos que hemos podido extraer a partir de algunas fuentes originales destaca el proceso de infanzonía de la familia Pastor. Entre los testimonios que avalan la nobleza de la familia hay uno que indica que los del apellido Aliaga fueron vecinos de Mirambel desde finales del siglo XVII hasta los años 1740 en que pasaron al reino de Valencia.

Sin embargo, Benigno Palos menciona un vínculo de mayorazgo en Mirambel en el que los Aliaga y Castellot reúnen 36 masías de Mosqueruela, Cantavieja, La Cuba, Tronchón y Mirambel a partir del matrimonio de Francisco Aliaga Boil de Arenós con Antonia de Castellot que en el árbol genealógico de los Castellot aparece como María. Su padre Luis Castellot que casó con Francisca Clara de Castellot según el árbol de la casa de La Iglesuela, funda una capellanía en Mirambel en 1639. 

Parece lógico pensar pues que a principios del siglo XVII ya residían los Aliagas en Mirambel y que no es cierta la afirmación del testigo del proceso de los Pastor. Además, tenemos constancia de un miembro del concejo de Mirambel, de apellido Aliaga, en 1476, junto a otros como Pastor, Martí o Castello.

El volumen de la casa Aliaga es mucho mayor que el de la vecina casa Castellot aunque ambas fachadas son de similares dimensiones. Probablemente la casa Castellot fuese posterior y el tamaño de su fachada fuese condicionado por la competencia con su vecina.

En 1837 organiza Cabrera la fundición de cañones en Cantavieja y levantó otras de pólvora y fusilería en Mirambel. Las Oficinas de la Junta Carlista funcionaron en la casa Aliaga y sus bajos sirvieron de cárcel.

Autor de la ficha. Sofia Sanchez. 10 de septiembre de 2022