EL HOSPITALICO DE TRONCHÓN





En 2018 la Asociación Cultural de Tronchón decidió abrir las arcas del antiguo hospital, desconociendo lo que contenían.

Estaban repletas de camisas, mantas, sábanas, toallas, etc... pertenecientes al antiguo hospitalico. Estaban en perfecto estado, como si acabasen de hacer la colada y planchar la ropa. Ello a pesar que llevaban casi un siglo cerradas.

A partir de ese momento, el ayuntamieno solicita ayuda a la Comarca del Maestrazgo. Se piensa en recuperar el espacio del antiguo hospital recreando su función a partir del ajuar.

Los trabajos realizados por la COMARCA DEL MAESTRAZGO han sido:

- Inventario, limpieza y restauración de las piezas. A cargo de la restauradora Nieves Guillén.

- Investigación en archivos locales, universitarios y recuperación de memoria oral.

- Elaboración de contenidos para el discurso expositivo.

- Coordinación de la exposición.

En tres meses, se podrá visitar el único hospital de Aragón que ha conservado su ajuar prácticamente completo. Adelantamos en esta exposición virtual los contenidos.

Coordinación: Sofía Sánchez Giménez y Adriana Germán Martín.

Patrimonio Cultural de la Comarca del Maestrazgo,

Fecha: 1 de diciembre de 2020





1. ORIGEN DEL HOSPITAL DE TRONCHÓN



A finales del siglo XVI hay constancia de una especial densidad de estas instituciones en Aragón, en las fronteras con Valencia y Castilla.

Aunque la primera mención de un hospital en nuestra comarca se refiere al fundado, en 1352, por María Mengo y Domingo Calatayud en La Iglesuela del Cid.Desconocemos su origen pero sabemos que, en 1579, ya había un hospital en Tronchón.

En la visita pastoral, del 5 de noviembre de 1601, se dice que el edificio está derruido, sin cama ni ropa, y convendría repararlo. En otros pueblos del entorno también se llamaba la atención sobre la precariedad en la que se hallaban estas instituciones por necesitar reparos, no tener rentas, cama ni ropa, como en los casos de Mas de las Matas, Las Parras de Castellote, Luco de Bordón, Santolea, Los Olmos, La Mata y Olocau del Rey.

Los patronos eran el concejo y la parroquia. Siendo esta circunstancia de lo más común junto a la actividad promotora de la nobleza.





2. DISTRIBUCIÓN Y OTROS DATOS SOBRE EL HOSPITAL

Tras la puerta hay un amplio espacio con el suelo empedrado que ofrecía protección a familias que vendían trapos y cestos. En el piso superior se encuentra la sala principal donde se atendía a los enfermos.


Da a la calle a través de un balcón que permitía airear la estancia donde se atendía a los enfermos y asomarse por un ventanuco para comprobar quién pedía cobijo. Otras dependencias como cocina, cuadras, o lugares para almacenar alimentos ocuparon el resto del edificio, hoy muy transformado.

La vivienda del hospitalero, era contigua a este edificio y tenía una cocina diferente ala del hospital.





3. LOS INVENTARIOS

Tenemos constancia de dos inventarios de hospital en la Comarca del Maestrazgo. Uno medieval perteneciente a Cuevas de Cañart de 1480 y un conjunto de varios inventarios desde finales del XIX a la primera mitad del XX para el caso de Cantavieja.


También del siglo XVIII contamos con el inventario del hospital de Albarracín. Una de las conclusiones que podemos extraer de su estudio es que lo conservado en Tronchón supone un excelente ejemplo de la dotación de estas instituciones en el ámbito rural, gracias a que ha llegado hasta nosotros un buen porcentaje de las piezas que formaron parte del ajuar inmediatamente a su cierre.





4. HOSPITALES DE LA COMARCA DEL MAESTRAZGO

Todos los pueblos de la comarca tuvieron su hospital. No hemos encontrado noticias en Allepuz, pero lo más probable es que hubiese uno. En algunos casos, como el de Cañada de Benatanduz, se levantaron para tal fin, en otros se aprovecharon inmuebles donados para albergarlos.

Eran instituciones esenciales. En sus inicios medievales vehiculaban la caridad cristiana y poco a poco el concepto fue acercándose a la beneficencia pública, siendo sus promotores los concejos aunque participaba la parroquia muy activamente.

Acogían a personas vulnerables de la localidad: viudos, huérfanos, enfermos,... y también daban cobijo a transehuntes, quinquilleros y peregrinos. Se daba una asistencia médica, como en cualquier casa, a través de el médico y cirujano del pueblo y también se ofrecía una asistencia espiritual.

Hoy son prácticamente desconocidos, pero gracias al descubrimiento del ajuar de Tronchón se está recuperando este patrimonio.