Las fiestas de la Virgen del Tremedal de Tronchón

El domingo siguiente a la natividad de la Virgen (8 de septiembre), se celebran en Tronchón las Fiestas del Tremedal que se dividen entre actos populares y religiosos.

Comisariado y autoría de la exposición: Sofía Sánchez Giménez, Estitxu Urbina Pastor y Daniel Marcos Muñoz





La fiesta

En el siglo XII en Orihuela del Tremedal la Virgen se apareció a un pastor de Tronchón. Este relato da origen a la devoción a la Virgen del Tremedal en la localidad de origen del pastor y a la construcción de su ermita. La exposición quiere destacar el valor patrimonial material e inmaterial de dicha tradición tronchonera que aspira a convertirse en fiesta de interés cultural.





Tradición religiosa. 01. Origen (Orihuela)

Origen (Orihuela)

El origen del culto a la Virgen del Tremedal lo encontramos en Orihuela del Tremedal, localidad situad a unos 150km de Tronchón, en la provincia de Teruel.

Se trata de una devoción que se remonta al siglo XII, donde según la tradición, en el monte Tremedal se le apareció la Virgen a un pastor manco (de Tronchón) que estaba cuidando el ganado.

La Virgen le pidió un trozo de torta y cuando el pastor fue a dársela, le repuso el brazo. Después de contar en el pueblo lo ocurrido, el pastor y sus habitantes volvieron al lugar donde se había aparecido la Virgen y encontraron allí una talla. Se llevaron la imagen de la Virgen a la iglesia parroquial, pero a la mañana siguiente había desaparecido y la encontraron en la montaña.

Al repetirse esta situación en varias ocasiones, decidieron edificar la ermita para su culto en el lugar en el que se apareció la primera vez. Aunque el culto a la Virgen se remonte al siglo XII, no es hasta el siglo XVIII cuando se extiende a otras localidades como Tronchón.

Hay otra versión de la historia que cuenta que el pastor, de nombre Pedro Novés y oriundo de Tronchón, al volver a su pueblo y verle sus vecinos, creyeron el milagro y comenzó la devoción a la Virgen allí también, por lo que ambas devociones serían coetáneas. A pesar de todo esto, la fecha más temprana en la que se puede datar la presencia del culto es 1842.

Esto no quiere decir que el culto no existiera antes de esta fecha, simplemente no hay constancia de ello. Aunque no se trata un culto local, lo cierto es, que con el paso del tiempo, los habitantes de Tronchón han ido añadiendo elementos propios a la tradición que les distinguen del culto de Orihuela.





Tradición religiosa. 02. La leyenda

La leyenda de la Virgen que se puede leer a continuación, está tomada del “Libro de oro de la ermita de la Santísima Virgen del Tremedal de Tronchón” donde se recogen distintos textos en relación a la Virgen para acrecentar la devoción hacia ella y dar a conocer su historia.





Tradición religiosa. 03. La Virgen (la talla)

La talla de la Virgen del Tremedal es una representación de la Virgen María sosteniendo al niño con la mano izquierda y el Sagrado Corazón con la derecha.

La escultura podría ser de principios del siglo XVIII y está colocada sobre una nube soportada por ángeles. Se trata de una Virgen de vestir, lo cual supone que tiene distintos mantos que se le van cambiando.





Tradición religiosa. 04. Los mantos de la Virgen

La Virgen del Tremedal cuenta con una importante colección de mantos que ha ido creciendo con el paso del tiempo. Cada mayoral la viste para fiestas o para el resto del año como mejor le parece.





Tradición religiosa. 05. Los exvotos de la Virgen

Se trata de ofrendas dedicadas a la Virgen del Tremedal que los fieles han ido depositando en la ermita como signo de agradecimiento o petición de favores.

Los hay de distintos tipos: ramos y velos de novias, reproducciones del cuerpo humano realizadas en cera, velas y cirios, bordados, recuerdos de comunión, cordones terminados en borlas o representaciones de la Virgen del Tremedal bordadas.

La presencia de exvotos es algo que también encontramos en Orihuela.





Tradición religiosa. 06. La Virgen durante la Guerra Civil

De cómo se ocultó y se guardó la Imagen de la Santísima Virgen del Tremedal, el Pastorcico y demás alhajas de la Ermita, durante la guerra entre 1936 y 1939:

El 18 de agosto de 1936, llamados por el alguacil, se reunieron unos 30 vecinos junto al Comité del pueblo para debatir los siguientes temas: según noticias recibidas de los altos Jefes de Morella y Cantavieja, todos los santos e imágenes que había tanto en la Iglesia Parroquial, como en la Ermita de Tronchón iban a ser quemados en plazo de pocos días y no podían permitir que la Virgen del Tremedal corriese esa suerte aunque para ello tuvieran que falsificar las órdenes recibidas.

Un vecino del pueblo se prestó a ocultar la imagen en un edificio de su propiedad mientras fuera necesario y así fue como entre los asistentes a la reunión decidieron ocultar y guardar la Virgen.

Algunos vecinos fueron a la Iglesia Parroquial a coger una imagen vieja y deteriorada de la Purísima y marcharon entre la oscuridad rumbo a la Ermita. Ya en la Ermita, bajaron la Imagen de la Virgen y colocaron en su lugar la imagen de la Purísima que cubrieron con un velo de gala para que no fuese reconocida y llevando la imagen de la Virgen del Tremedal en brazos, un trozo cada uno, partieron hacia el pajar de un vecino de la calle Santa Ana.

En el número 14 de esa calle, dentro de una arca de madera y envuelta en una manta se escondió a la Virgen junto al Pastorcico y demás alhajas. Así permaneció más de un año, durante el cual recibía visita diaria para vigilar que estuviera en buenas condiciones.

En julio de 1937, mediante un bando, se ordenó que se abrieran todas las tiñadas para unos batallones de soldados que iban a Tronchón a descansar y debían alojarse allí. Decidieron sacar a la Virgen, al Pastorcico y demás tesoros de la tiñada, y se dirigieron por la finca de la Parroquia que estaba sembrada de trigo, entonces muy crecido, al cárcavo de la fuente nueva, lugar que creían que era seguro para esconderla. Al bajar a la carretera, fueron sorprendidos por un camión de milicianos pero consiguieron esconderse sin ser vistos en medio del trigo. Allí permanecieron cuatro horas hasta que vieron que no había peligro y pudieron continuar su camino para colocar a la Virgen dentro del cárcavo de la fuente nueva.

Durante los ocho días que permanecieron los soldados en el pueblo, encontraron la peana de la Virgen del Tremedal y la quemaron. Y lo mismo hubiera ocurrido con el resto de cosas de no haberlas escondido.

Libres de los soldados, a los ocho días por la noche, volvieron a trasladar a la Virgen junto con los demás objetos a la tiñada donde estaban al principio y donde estuvieron hasta el 17 de mayo de 1938, fecha en la que en procesión solemne, con volteo de las campanas y con asistencia de todo el pueblo, fue trasladada la Imagen de la Virgen, el Pastorcico y demás alhajas, desde el pajar de la calle Santa Ana a la Iglesia Parroquial y unos diez días más tarde a su Ermita.





Tradición religiosa. 07. La ermita

Se trata de una ermita de planta atípica, de cuerpo cilíndrico con la sacristía y el atrio anexados, siendo estos últimos de planta rectangular.

La ermita cuenta con un coro alto en la parte superior del atrio, al que se puede acceder por una escalera de caracol. El edificio es de estilo neoclásico y probablemente fue construida a finales del siglo XVIII.

La cúpula está dividida en el interior en 8 espacios, cada uno con un óculo y donde recientemente se han hallado pinturas que corresponden a la decoración original del techo que se desconocían por estar cubiertas de cal.

Se han encontrado afirmaciones que aseguran que para el año 1951 la ermita ya había sido adecentada y puede que fuera en aquel momento cuando las pinturas fueron cubiertas de blanco.





Tradición religiosa. 08. La procesión

La procesión comienza el sábado de fiestas a las 20.30 de la tarde y recorre el camino de medio kilómetro que hay entre la iglesia de Santa María Magdalena, situada en el pueblo, y la ermita de la Virgen del Tremedal que queda a las afueras.

El recorrido hasta la ermita se alumbra con hachas y velas, y con el repicar de las campanas de fondo. Una vez en la ermita, se recoge la figura de la Virgen para llevarla a la iglesia de Santa María Magdalena, donde pasará la noche y al día siguiente será devuelta a la ermita. Al pasar por la plazoleta “El Planillo” se le hace una relación de bienvenida a la Virgen cuando la traen, y una relación de despedida antes de llevársela de vuelta a la ermita.

Esta práctica, es exclusiva de Tronchón, no tiene paralelo en Orihuela, y tenemos constancia de ella desde el año 1885, ya que disponemos de relaciones de aquel año.

El orden procesional es el siguiente:

La cruz

Los Pendones

Guion de San Antonio de Padua

Guion de San Antonio Abad

Guion del Tremedal

Gaiteros

Faroles

Ángeles acompañados de hachas

La Virgen

El cura

La familia del mayoral

Las cantoras

El resto de los habitantes del pueblo

Parece que en sus comienzos la procesión se hacía de día, pero actualmente se realiza de noche y la evidencia más antigua de esto la encontramos en el programa de fiestas del año 1942 donde se lee “Al anochecer, repique y vuelo general de campanas para anunciar al pueblo la procesión en que se devolverá la Virgen a su Santuario del Tremedal...”.

VIDEOS, AUDIOS Y DESCARGAS:




Tradición religiosa. 09. Capilla de Santa Bárbara

Capilla barroca, al estilo de las que son tan frecuentes en el Bajo Aragón. Está situada sobre uno de los accesos que tenía la antigua villa de Tronchón, sobre el portal que salía dirección a la villa de Bordón.

Actualmente es el acceso al camino para llegar a la ermita del Tremedal en el que también hay un lavadero y una fuente natural.

Se trata de un edificio relevante dentro del Conjunto Histórico de la villa de Tronchón.

VIDEOS, AUDIOS Y DESCARGAS:




Tradición religiosa. 10. Relaciones

Durante las procesiones del sábado y el domingo por la tarde, hay un momento en el que la comitiva para en El Planillo para escuchar las Relaciones.

Se trata del momento en el que un niño o niña vestido de ángel le recita unas palabras a la Virgen tras finalizar una pieza musical de dulzaina y tambor.

La del sábado se llama relación de bienvenida y la del domingo relación de despedida. El niño o niña que recita las relaciones tiene una media de edad de entre 8 y 10 años.

Se conserva una relación del año 1885, siendo esta la más antigua de la que tenemos constancia. No se sabe si es la primera relación que se hizo o si simplemente es la más antigua que se conserva. Estas relaciones son encargas por el mayoral a gente de letras.

VIDEOS, AUDIOS Y DESCARGAS:




Actos populares. 1. El toro

El sacrificio de un toro también era parte de los actos que se celebraban en las fiestas de Tronchón. Con la particularidad de que el toro no se lidiaba como se hace en muchos otros pueblos de la zona. Por la tarde, al finalizar la sesión taurina, se ensogaba el toro y se llevaba atado hasta la ermita del Tremedal donde se lo arrodillaban ante la virgen. Al traerlo de vuelta era sacrificado y su carne se repartía entre los habitantes del pueblo que estaban apuntados al toro. Para ello, los mayorales apuntaban al toro a los vecinos que así lo desearan, tradición que se me mantiene aquí y en otros pueblos de la comarca. Con lo recaudado de la venta de la carne del toro se sufragaban parte de los gastos de las fiestas locales. La referencia más antigua a este evento es de 1842 en un documento que refleja los costes del toro.

VIDEOS, AUDIOS Y DESCARGAS:




Actos populares. 2. La pasta

El domingo de fiestas, después de la procesión, el mayoral ofrece “la pasta” en su casa. Se trata de un evento en el que el mayoral ofrece dulces y bebida a los vecinos del pueblo. El origen de “la pasta” puede que tenga relación con la antigua “llega” que se hacía tras la procesión.

Antiguamente, durante el siglo XIX y principios del XX, la misa mayor solía ser sobre las diez de la mañana y después de la procesión se hacía una “llega” o recogida de donativos, en moneda (los menos) o en especies. Rondadores y mayorales utilizaban bandejas y serones para recoger las cosas.

Con los productos recogidos se hacía una “traza” o subasta que ayudaba al mayoral a sufragar la fiesta. Para animar a la gente a comprar, se les invitaba a pastas y vino, anís o coñac. De todo esto, quedan como reminiscencias la pasta que ofrece el mayoral y la posterior ronda.

VIDEOS, AUDIOS Y DESCARGAS: